Columna de Opinión
Rodrigo Cerda Candia, Miembro del Directorio de WorldSkills Chile.

Hace ya once años en una reunión del directorio de Conifos, su entonces presidente Ricardo Correa, nos informó de unas Olimpiadas Técnicas que se iban a realizar en Londres, las cuales eran organizadas por una institución de nombre WorldSkills International y que competirían en ella técnicos de más de 40 países en diversas habilidades.

Concebir la existencia de Olimpiadas en donde competirían técnicos a nivel global, era algo para nosotros difícil de comprender en ese entonces, en especial por el contexto que atravesaba la educación técnica en Chile, la cual históricamente había sido considerada el sector más postergado de la educación superior chilena, y por qué no decirlo, también a nivel de la educación técnico profesional en el nivel secundario escolar.

Con recursos propios, asistí junto a otros amigos del sector técnico profesional, el 8 de octubre del 2011 a Londres, a un evento que superó todo lo que podíamos imaginar. Efectivamente, lo que estábamos observando era una Olimpiada, con un formato profesional y una implementación tecnológica que nos deslumbró, ver a técnicos compitiendo al más alto nivel al igual que una olimpiada deportiva, cientos de jóvenes de distintos continentes, colores, lenguas e historias, se enfrentaban mostrando sus distintas capacidades y  habilidades técnicas, construyendo en tres días de competencias, circuitos eléctricos de una vivienda, habilitando un baño,  desarmando y reconstruyendo un auto o incluso un helicóptero, presentando los platos más sofisticados o la mejor chocolatería, en más de 30 habilidades. Sin lugar a dudas, Worldskills International nos hizo cambiar en ese momento, la perspectiva de lo que estábamos haciendo en materia de educación técnica en nuestro país.

En esa misma semana de competencias olímpicas, sin pensarlo más nos reunimos con el Comité Ejecutivo de WorldSkills International y pedimos que nuestro país fuera incorporado a esta organización. Estábamos convencidos de que esta experiencia nos permitiría mejorar el posicionamiento de la Educación Técnica en nuestro país, y lograr con ello, mejorar el rol de los técnicos en el desarrollo nacional.

Fue sin lugar a dudas una experiencia que nos señaló un rumbo. Llegando a Chile, comprendimos que este desafío debíamos compartirlo con otros involucrados en el desarrollo de la Educación Técnica de nuestro país, que existía la necesidad de vincularnos más directamente con las empresas que invierten en las nuevas tecnologías y que contratan a nuestros estudiantes, de establecer una coordinación más efectiva con el Estado en materia de educación y con el mundo del trabajo, con fundaciones y corporaciones especializadas. Pero sin lugar a dudas el mayor desafío, fue que a partir de este hito, se abrió un mundo de posibilidades de trabajo conjunto y articulado entre las instituciones de educación técnica del mundo escolar y nivel superior.

Han pasado ya 10 años desde ese viaje y hoy podemos señalar que hemos logrado constituir en nuestro país una Fundación como WorldSkills Chile, que reúne a la mayoría de las instituciones de educación superior que imparten carreras técnicas, así como a los principales colegios técnicos del país. Hoy, respaldan este proyecto sus socios fundadores y que representan a los distintos sectores estratégicos del quehacer nacional; la Corporación de la Producción y el Comercio CPC, la Sociedad Nacional de Agricultura a través de SNA EDUCA, el Consejo de IP y CFT Acreditados VERTEBRAL, Fundación Arturo Irarrázaval Correa, la Asociación de Industriales Metalúrgicos ASIMET, la Federación de Instituciones de Educación Particular FIDE y quien nombré en un inicio, el Consejo Nacional de Instituciones Privadas de Educación Superior CONIFOS. Al cabo de todo este tiempo, Conifos cumplió el objetivo de abrir este espacio y generar un punto de encuentro de todos estos actores.

Con el decidido apoyo del Ministerio de Educación como socio estratégico en representación del Estado, en conjunto hemos logrado en esta década organizar nuestras propias Olimpiadas nacionales y americanas, lograr que cientos de jóvenes estudiantes y docentes chilenos participen y se capaciten en Olimpiadas regionales y mundiales, tales como en Leipzig – Alemania, Abu Dhabi – Emiratos Árabes Unidos, Sao Paulo – Brasil, Bogotá – Colombia, recientemente en 2019 en Kazán – Rusia y próximamente en Shanghái – China, éste último tremendo desafío que nos depara 2022.

Toda esta experiencia, nos ha permitido potenciar nuestro trabajo educativo, mejorar nuestros diseños curriculares y la inversión en tecnología en nuestras instituciones, logrando una mejor vinculación con empresa, las que hoy colaboran activamente en la formación de nuestros docentes y estudiantes.

Pero sin lugar a dudas, el mayor logro que hemos alcanzado es avanzar en el reconocimiento que siempre debió tener la educación técnica en Chile. Hoy vemos un Estado y una sociedad que valoriza más a nuestros técnicos, y creemos que como WorldSkills Chile, hemos contribuido en esta tarea. Sabemos que queda mucho aún por avanzar, pero estamos ciertos que, de seguir trabajando así, iremos por el camino correcto.

Háblame 😊
¿Necesitas información?
WorldSkills Chile
Hola! ¿Necesitas ayuda? 👉 Hablemos por WhatsApp!