Andrés Pérez
Secretario Ejecutivo EMTP 

El 26 de agosto es un día especial para el país. En 1942 Juan Antonio Ríos, el entonces presidente de Chile promulgó el Decreto Supremo Nº 64.817, el cual creó la extinta Dirección General de Enseñanza Profesional, entidad pública dependiente del Ministerio de Educación. 

Él fue el primero en reconocer la importancia de la educación técnica para nuestro país, siendo ratificada luego por también presidente Eduardo Frei Montalva quien, en 1965 y bajo el Decreto Supremo Nº 27.852, reconoció oficialmente la distinción entre la educación técnico-profesional de la científico-humanista que rige actualmente.

Hoy en día, casi el 40% de nuestros estudiantes de enseñanza media egresa de una especialidad técnico-profesional. La mayor parte de ellos continúa estudios superiores, mayoritariamente TP de nivel superior. De hecho, del total de matriculados en primer año en educación superior, el 54% de las y los estudiantes opta por carreras técnicas.  

Este interés se explica porque estos jóvenes pueden acceder a buenos niveles empleabilidad y de sueldos, en particular, en los sectores asociados a la tecnología, la industria y la administración. Estos niveles se ven reforzados de manera significativa cuando los estudiantes de la EMTP continúan a la educación superior TP. La clave en todo esto, es sin duda, la calidad de la formación que reciben.

Por lo anterior, es de suma importancia fortalecer este sistema formativo desde la Enseñanza Media hasta la Superior, lo que se recoge como uno de los cuatro focos del programa de gobierno: Fortalecer y Modernizar la Educación Técnico Profesional. Sin embargo, esto no es un esfuerzo de un solo lado. Es un trabajo colaborativo, en red, con diferentes actores tanto del sector público, productico, formativo y la sociedad civil. 

Hay que sumar esfuerzos porque la misión de darles oportunidades a todos es compleja pero lograble, si logramos aunar fuerzas en pro de un mismo objetivo: estar juntos ocupándonos de los jóvenes, principalmente de aquellos más vulnerables. Debemos ser capaces de motivarlos, generar los cambios que necesitan y vincular a su centro de estudios con un entorno productivo y social, dejando de lado a veces los estigmas del recinto educacional, nivel socioeconómico, de género y zona geográfica, por nombrar algunos. 

Es nuestro deber cerrar estas brechas para cumplir los sueños de estos miles de jóvenes, para darles trayectorias potentes que de esta forma los constituyan en el principal motor de desarrollo de nuestro país, la fuerza laboral que la Industria 4.0 exige día a día, porque son ellos los técnicos que nuestro país necesita. 

Andrés Pérez
Secretario Ejecutivo EMTP

Háblame 😊
¿Necesitas información?
WorldSkills Chile
Hola! ¿Necesitas ayuda? 👉 Hablemos por WhatsApp!