Conversamos con el Director Sectorial de Mantenimiento & Logística de INACAP, Héctor Henríquez, sobre las oportunidades de desarrollo que entrega estudiar una carrera técnica. Entre ellas, destacó los altos índices de inserción laboral, el reconocimiento de aprendizajes adquiridos en la educación media técnico-profesional y la duración de los programas, entre otros. 

En 1966 nació INACAP con el objetivo de capacitar a los trabajadores chilenos debido a las necesidades del desarrollo económico y la falta de una oferta de educación técnica profesional en el Chile de esos años. Hoy, más de 50 años después y con un fuerte enfoque pedagógico del Aprender Haciendo, cuentan con 27 sedes en las 16 regiones del país, convirtiéndose así en la institución de Educación Superior con mayor presencia a nivel nacional y que imparte tanto carreras técnicas como profesionales.

Actualmente, según el Director Sectorial Mantenimiento & Logística de INACAP, Héctor Henríquez, “INACAP busca formar con excelencia y compromiso personas íntegras que transformen al mundo”, razón por la cual han desarrollado un modelo educativo Técnico-Profesional que busca responder a las nuevas exigencias educativas, laborales y regulatorias. Así, los ejes de este modelo educativo son: el Aprendizaje integrado al sector productivo y de servicios; las trayectorias formativo laborales; el Desarrollo integral de la persona para el aprendizaje permanente y el Compromiso con el desarrollo territorial.

Las oportunidades que entrega la Educación Técnica-Profesional

Para Henríquez, “los técnicos tienen el desafío y la oportunidad de enriquecer el desarrollo del país, ya que sin duda son un motor productivo por la rapidez con que se insertan en el mundo laboral, sus competencias y habilidades”. De esta forma, los beneficios de optar por la formación Técnico Profesional, son la “rápida adaptabilidad laboral, puesto que los estudiantes se enfrentan a problemas y situaciones reales planteadas desde la industria; la duración de dos a cuatro años de los programas formativos, lo cual representa una menor inversión familiar para concretar sus sueños; y contar con gratuidad y becas gracias al impulso otorgado por el Ministerio de Educación para las instituciones acreditadas”.

 

Para potenciar una articulación fluida entre la educación media técnico-profesional y la educación superior, INACAP cuenta con un programa de reconocimiento de aprendizajes previos y un programa de articulación en convenio con el Ministerio de Educación, “lo que les permitiría acortar hasta un semestre la duración de sus carreras. Este beneficio se potencia con los altos índices de empleabilidad de nuestros egresados, los cuales se ubican entre en 90% promedio tras el primer año de egreso, y los buenos niveles de ingreso de renta, ya que existe una mayor demanda de profesionales técnicos, debido a nuestra matriz productiva para diferentes procesos en rubros como agricultura, industria, construcción, entre otros”, enumeró el director sectorial.

El Covid-19 y la digitalización del “Aprender haciendo”

Debido a la suspensión de clases presenciales por el brote de Coronavirus en el país, INACAP debió impartir sus clases de manera online. Para ello, y basados en su experiencia previa en el uso de tecnología en sus procesos de enseñanza-aprendizaje, se desplegó un plan de capacitación en competencias digitales para todos los profesores de la Institución. Este plan también ha contemplado el acompañamiento durante todo el tiempo que duren las clases online y, además, una capacitación en alianza con Profuturo de la Fundación Telefónica para fortalecer el desarrollo de competencias digitales.

“Hace años que utilizamos distintas plataformas digitales a nivel institucional, tanto con estudiantes como con profesores. Sin embargo, debimos adaptarlas para suplir las diferentes necesidades que detectamos tras la llegada del Coronavirus y la implementación de las clases en formato online”, explicó Henríquez.

Asimismo, el director explicó que “entre nuestras 56 carreras existen algunas más afines a la modalidad remota, como son las de administración y negocios o informática, pero hay otras que no, como gastronomía, construcción, mecánica y electricidad. Por lo mismo, para dar continuidad a los procesos formativos, implementamos softwares de simulación que les permiten a los estudiantes replicar la experiencia del laboratorio en sus casas, permitiéndonos avanzar en sus habilidades prácticas”. 

Ante esto, INACAP con el propósito de apoyar y contribuir al proceso formativo de sus estudiantes, creó la Beca de Datos Móviles, beneficio íntegramente financiado por la Institución a cerca de 17 mil de sus estudiantes, “pues entendemos que existen zonas donde es difícil conectarse, ya sea por la situación socioeconómica del estudiante o por la ubicación geográfica donde reside”. Con esta beca, los estudiantes pudieron continuar con sus clases online y así dar continuidad a su proceso formativo.

En cuanto a la posibilidad del retorno a las aulas, el director de sectorial expresó que “estamos atentos a las determinaciones de la autoridad y ya contamos con un protocolo de acción ante este escenario. Esperamos retomar algunas actividades prácticas presenciales a partir de octubre, siempre y cuando las condiciones sanitarias y la autoridad así lo permitan, para aquellos programas que requieran acceder a los laboratorios y equipamientos de nuestras sedes, donde implementaremos todas las medidas que se requieran para velar por la salud de nuestros estudiantes y profesores”.

A la fecha, ya finalizó el primer semestre y los estudiantes tuvieron una semana de descanso, lo cual fue posible “por el compromiso de nuestros profesores y estudiantes, quienes se capacitaron en el uso de diferentes herramientas virtuales implementadas para el aprendizaje, así como también gracias al apoyo de diferentes aliados estratégicos empresariales, como ELECTUDE, National Instruments, entre otros”, agradeció Henríquez.

INACAP y Fundación WorldSkills Chile

Henríquez reconoció la labor de Fundación WorldSkills en la instalación y fortalecimiento de la Educación Técnica-Profesional y su importancia a nivel industrial, puesto que “relevan el tema y articulan a diferentes actores involucrados en la formación Técnica- Profesional, desestigmatizando, mostrándole tanto a los sectores productivos como a los estudiantes de enseñanza media y superior los beneficios que tienen para su vida personal y profesional”.

A esto, el experto agregó que “en los últimos años hemos trabajado de la mano con WorldSkills Chile, siendo sede anfitriona y desarrollando competencias para diferentes eventos, como fue el Campeonato Americano 2018. Para este 2020 seremos anfitriones en las pruebas de electrónica y ciberseguridad en lo que serán las primeras olimpiadas digitales. Recalcamos la importancia de la existencia de este espacio puesto que los lleva a situaciones reales, a competir ante un mismo desafío con representantes de diferentes países”, finalizó.