Arsenio Fernández
Presidente WorldSkills Chile

La formación técnica, tiene el importante propósito de constituirse en un espacio que permita relevar el trabajo de aquellos jóvenes que han decidido abordar el desarrollo de sus vidas, íntimamente vinculados a las posibilidades que les brindan las muchas alternativas de estudios técnicos impartidos en nuestro país, los que gracias a políticas públicas que han confiado en la importancia de este sector, ha podido consolidarse paulatinamente como una real alternativa de cambio y desarrollo, para muchas familias chilenas. 

Para quienes fundamos y trabajamos arduamente por WorldSkills, vimos un sueño hecho realidad cuando en 2018 nos convertimos en sede de un campeonato regional de habilidades técnicas, siendo nuestro país visitado por naciones hermanas como Brasil, Colombia, Guatemala, Perú o República Dominicana, y de otras naciones con las cuales no teníamos relaciones colaborativas pero que hoy ya trabajamos estrechamente con nuestra fundación, como es el caso de Granada o el mismo Bonaire. En octubre 2019, en pleno desarrollo del estallido social, nuevamente fuimos sede de una importante asamblea americana, sumándose a los anteriores países, delegaciones de El Salvador, Bolivia, México y Argentina. 

Llegando 2020, nuestros planes se encontraban delineados y nuevamente un conjunto de actividades presenciales, tanto en Chile como en el extranjero, se encontraban en pleno desarrollo; un nuevo campeonato regional en Centro América, otra olimpiada nacional en más de 15 sedes a lo largo de Chile y otras actividades como nuestra cena anual, seminarios y encuentros técnicos en etapa de inminente difusión. Como es sabido, todo lo anterior se ensombrecía con la llegada del coronavirus, que marzo nos trajo. 

Había dos alternativas; suspender todo el trabajo ya delineado y esperar un escenario factible pero incierto para volver a desarrollarlo, o bien, ser flexibles, proactivos y capaces de entender que cuando una crisis nos golpea, debemos verla también como una oportunidad de crecer y no como un problema, muchas veces con complejas salidas. Tomamos la segunda alternativa. 

La actual crisis nos empujó a levantar acciones que en años anteriores no profundizamos, porque no creíamos necesarias o simplemente no sabíamos como serían recibidas por nuestros estudiantes o socios.  De esta forma, actividades tales como seminarios, hoy se convierten en webinars corporativos, asambleas americanas se han desarrollado de manera óptima en plataformas virtuales, entrenamientos y capacitaciones con 200 personas conectadas en línea y una olimpiada nacional proyectada para noviembre que por primera vez en el país será completamente digital a través de una plataforma informática. Esta última actividad, permitirá mostrar y utilizar las últimas tecnologías de la industria, colocando en valor la formación técnica y facilitando que ésta se fortalezca, estandarice y alcance, los niveles de calidad que los jóvenes que optan por esta modalidad merecen. 

Con lo anterior, hago una reflexión en invitar a mirar la dramática crisis vivida también como una oportunidad de mejora en nuestro plano laboral, en la medida que nuestras organizaciones puedan hacerlo. Quizás, esos proyectos que no nos atrevíamos a impulsar por la forma tradicional a la cual estábamos acostumbrados, hoy si tienen cabida y permitirán, como en el caso de nuestra fundación, ver otras ventajas; llegar a más estudiantes sin tener que moverse de sus hogares, optimizar costos en inversión logística y acercar más a lo digital al sector técnico a través de herramientas como softwares y simuladores. 

Arsenio Fernández
Presidente WorldSkills Chile