En el Seminario “Hitos de la Formación Técnica y su relación con la sustentabilidad” organizado por WSCH, representantes de Conifos e IDMA expusieron un recorrido histórico en torno al sistema de la Educación Técnica Profesional en Chile, ampliando la visión hacia el futuro, cuyos objetivos deben orientarse hacia la responsabilidad medioambiental.

El pasado 25 de noviembre, se revisó una línea de tiempo con las principales evoluciones que ha vivido la Formación Técnica-Profesional en Chile desde sus orígenes con la “creación de las hoy extintas escuelas industriales, siendo la primera de ellas construida por la Congregación Jesuita de Calera de Tango, una de las primeras cuyo registro data del 1748, aproximadamente”, explicó José Miguel Huerta, asesor académico de Conifos. 

Asimismo, continuó Huerta, “durante la segunda mitad del siglo XIX, Manuel Montt dictó el 8 de agosto de 1849 un decreto firmado por el presidente Manuel Bulnes, mediante el cual se comunicaba que el día 18 de septiembre próximo venidero se verificará la apertura e instalación de la ‘Escuela de Artes y Oficios de Santiago’, con los talleres de carpintería, herrería, mecánica y fundición”. Otro prócer de la Educación Técnica fue Federico Santa María, quien observó que “la tendencia era, en el siglo XX, al desarrollo mecánico del mundo y a la generación del trabajo manual y, en Chile, país que según él tenía un territorio singularmente adecuado para desarrollar industrias  y  una  raza  con  mentalidad  e  intuición  mecánica,  era indispensable  crear  un  gran  centro  educativo  que  le  abriese  a  las futuras generaciones estos nuevos horizontes y las habilidades para afrontar la lucha por la vida en el campo de la actividad industrial”, destacó Huerta.

Entre 1952 y 1964 tanto los planes eléctricos, petroleros, siderúrgicos, azucareros, químicos y pesqueros, como la mayoría de los proyectos industriales llevados a cabo por la CORFO, estuvieron sustentados en buena medida por el trabajo profesional de los ingenieros y técnicos egresados de esa casa de estudios. De sus 8 sedes, aun persiste la capitalina, conocida actualmente como Universidad de Santiago (USACH), finalizó Huerta.

En tanto, Rodrigo Cerda, director del Instituto del Medio Ambiente (IDMA), abordó la importancia de incorporar la sustentabilidad dentro de los objetivos de la formación técnica profesional, esto amparado también en una visión globar agrupada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. “Es relevante formar personas con valores trascendentes que cuenten con las capacidades para buscar respuestas y formas éticas de concebir una innovación respetuosa de la vida en todas sus formas”, aclaró Cerda.

Asimismo, el miembro del Directorio del Instituto del Medio Ambiente IDMA, relevó la importancia de “ser resilientes y creativos independiente del sector productivo, en el desarrollo de energías limpias, alimentos sanos, conservar y restaurar la naturaleza, descontaminar, cuidar nuestra salud, corregir ciudades incorporando nuevos diseños de equidad territorial y participación”, indicó Rodrigo. 

A modo de resumen, “la formación técnica en un escenario de cambio global debe considerar tres aspectos; El primero de ellos es el rol de la educación para formar nuevas habilidades acorde a las necesidades actuales. El segundo es el contexto medioambiental, donde debemos afrontar las crisis que amenazan la vida en el planeta como lo es el cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación y consumismo, por nombrar algunos. Finalmente, el tercer factor es la sustentabilidad, ya que necesitamos un modelo de desararollo que sea respetuoso con todas las formas de vida presentes en la naturaleza”, indicó Cerda.

Háblame 😊
¿Necesitas información?
WorldSkills Chile
Hola! ¿Necesitas ayuda? 👉 Hablemos por WhatsApp!