La Asamblea de Asuntos Especiales de WorldSkills Americas se llevó a cabo de forma virtual y congregó a 22 países del continente con la finalidad de estrechar lazos y aunar criterios en materia de educación ténico-profesional en tiempos en que, producto de una pandemia, es compleja la colaboración para potenciar este sistema formativo. 

Con una alta convocatoria, el pasado 9 de julio tuvo lugar un nuevo encuentro de la Asamblea Especial de WorldSkills América. En esta instancia participaron 39 representantes de países como Argentina, Bonaire, Barbados, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Granada, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, El Salvador, Perú, Trinidad y Tobago, EE.UU. y Uruguay.

El encuentro fue moderado por el presidente de WSAmericas, Roberto Spada, quien cedió la palabra a los diferentes comités que integran a esta organización. Es así como, a modo resumen, reforzaron la necesidad de trabajar colaborativamente como región para lograr avances en materia de educación técnico-profesional.

Entre los acuerdos, destaca la necesidad de entrenar expertos, delegaciones y técnicos para dejar capacidades instaladas en los diferentes países miembros, quienes también estarán a cargo de liderar nuevos proyectos formativos y representar a sus naciones durante las competencias. Para lograrlo, se llevará a cabo un proyecto liderado por WSColombia que contempla 5 cursos de 40 horas de capacitación, los cuales serán impartidos vía streaming y será certificado. 

Asimismo, desde El Salvador propusieron compartir conocimientos y bibliografía de forma mensual con miras al próximo Congreso Online WS2021. Además, ante el panorama mundial generado por el Covid-19, plantearon la idea de realizar un webinar que aborde buenas prácticas educativas para sortear los desafíos impuestos por esta pandemia. 

En línea con el trabajo colaborativo, también se acordó estrechar lazos con España y Portugal, países para sensibilizar liderazgo sobre los temas pertinentes y experiencias extrajeras.

Además, los representantes valoraron el uso de las nuevas tecnologías digitales que permiten aumentar la frecuenta de estos encuentros, así como también llegar a más potenciales estudiantes técnico-profesionales, pero siempre considerando que existen brechas socioeconómicas que deben sortear para ampliar los alcances de la conectividad para las zonas rurales.