Bloques de conversación y charlistas fueron claves para enriquecer las Olimpiadas 2020